MALTA: XIV FESTIVAL INTERNACIONAL DE JAZZ

MALTA: XIV FESTIVAL INTERNACIONAL DE JAZZ

Como Funchal que se asienta sobre la ladera de la montaña hasta el borde del mar, toda ella constituye un privilegiado anfiteatro desde el que divisar tan singular espectáculo. Otro acontecimiento a destacar es la prueba de atletismo ¿Volta à cidade¿ promovida por la Asociación de Atletismo de la región autónoma de Medira que se realizará el 28 de diciembre con más de 600 participantes y constituye una espectacular muestra que discurre por el centro de la capital insular. Para en Madeira estos días de fiesta es una excelente ocasión para conocer una de la islas más bonitas del Océano Atlántico. Desde la capital hay un itinerario muy agradable que sigue toda la costa y pasa por algunos pueblos que encandilaron a algunos famosos. Nada más salir en dirección occidental y tras superar una larga sucesión de establecimientos turísticos en la zona del Lido y la pedanía de Sâo Martinho, se llega enseguida al pueblecito de Cámara de Lobos, enclavado entre llamativos acantilados, con su puerto al fondo.A la salida de Cámara de Lobos y siguiendo en dirección occidental nos espera el Cabo Girâo, que se eleva 590 metros sobre el nivel del mar y constituye por tanto un excelente y siempre concurrido mirador. Más adelante llegaremos a Ribeira Brava, cuya iglesia parroquial de Sao Bento, del siglo XVI, es una de las mejor conservadas de Madeira. La fachada se abre sobre una espaciosa plaza y la parte trasera da a una pequeña pero siempre animada calle, donde se encuentran las principales tiendas de la población con un sabor que en algunos casos nos recordaron las de los años cuarenta en nuestro país. El mercado semanal callejero suele ser muy animado. Ribeira Brava es paso obligado para ir al norte atravesando la Serra de Agua y alcanzando la Boca do Encumeada, a 1007 metros, aunque se ha construido una autovía que ahorra el ascenso al puerto de montaña. El itinerario puede seguir hacia Ponta da Sol y finalizar en Calheta, que el último reducto de la producción azucarera insular. Aquí funciona todavía una fábrica donde se elaboran rones y licores y que se ha abierto al público para que éste pueda conocer el proceso de preparación de tales aguardientes. No será ocioso entrar en la iglesia parroquial que nos sorprende con un artesonado de madera y una lujosa custodia de ébano y plata donada por el rey Manuel I. Si sobra tiempo, hay que ir a Loreto, para ver su capilla del siglo XV de pórtico manuelino y a Lombo dos Reis, cuya capilla de los Reyes Magos guarda un relieve flamenco del siglo XVI. Como verán, Madeira está llena de tesoros y obras de arte escondidas, que resulta apasionante ir descubriendo poco a poco, paseando por sus pueblecillos, hablando con las gentes, disfrutando de su sol y de sus paisajes.

La isla de Malta, con sus aledañas Gozo y Comino, constituyen hoy un pequeño país situado al sur del Mediterráneo, en estrecho contacto con el vecino continente africano y, por tanto, con los países del Magreb. Esta ubicación y vecindario, así como una compleja evolución histórica, en la que dejaron su poso fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos, árabes, sicilianos, españoles, franceses e ingleses, ha conformado un país muy interesante, poliédrico y acogedor, que se ha convertido en destino turístico preferente. Malta une, a sus propios alicientes monumentales y paisajísticos, una intensa actividad cultural que se materializa en diversos acontecimientos que tienen lugar en tiempo de verano. Uno de ellos el Festival Internacional de Jazz, cuya décimocuarta edición se desarrollará en Ta¿Liesse, junto al gran puerto y a La Valetta, del 16 al 18 de julio. En esta ocasión están previstas las actuaciones de Yellow Jackets, Joao Bosco y su grupo, Geri Allen Timeline Eletric Group y Johann Strauss Big Band, el viernes 16, Randy Brecker/Bill Evans Soulbop Band 2004, Dave DouglasElectric Band ¿Frak In¿ con el DJ Olive y Paulo Bellinaty y Mónica Salmaso, el sábado 17 y Toby Foie y la Orchetra África, John Scofield Tri con Steve Sawalow y Bill Stewarty Deborah Carter Group, el domingo 18.

La capital de Malta es la ciudad de La Valetta, una ciudad muy interesante para visitar y perfectamente delimitada por la fortaleza que mandó construir en previsión de sucesivos ataques otomanos, el gran maestre hospitalario Jean de la Vallette, tras la ofensiva ordenada por Solimán el Magnífico en 1565. El resultado fue una ciudad enteramente fortificada en la península de Sciberras, alrededor del castillo de Sant Elmo, pero a la vez muy bien planificada por el arquitecto toscano Laparelli da Cortona, provista de sistema de abastecimiento de aguas y evacuación de residuos, con calles diseñadas en forma de cuadrícula, sometida a minuciosas normas urbanísticas y, por supuesto, situada a la entrada del gran puerto, por lo que aún hoy sigue siendo posible llegar a Malta en barco y acceder a ella subiendo una sencilla escalera. En la intención del gran maestre estuvo convertir la nueva ciudad en una verdadera isla, haciendo un foso en el istmo, lo que no llegó a realizarse, aunque en realidad su espacio físico está totalmente delimitado por los límites de la fortaleza hospitalaria y su interior se ha convertido casi en una isla peatonal que debe recorrerse preferentemente a pie. Se entra desde Floriana, por la puerta de la ciudad, situada cabe la Plaza de la fuente Tritón, a la que van a parar todos los autobuses de la isla y, atravesada aquella, nos recibe la plaza de la Libertad, con las ruinas de la Ópera, bombardeada por los alemanes. A partir de allí, el eje principal es la Republic Street, antes calle Real, a cuyo final se encuentra el fuerte de Sant Elmo, diseñado por cierto por el español Pedro Pardo. La enumeración de iglesias, palacios y lugares pintorescos que se encierran en el escaso perímetro de La Valetta sería interminable. Lo más interesante es, en todo caso, el pálpito de sus calles, llenas de oficinas, pequeños comercios, restaurantes, acogedores cafés, edificios antiguos con sus santos encaramados en sencillas hornacinas que bendicen el paso del caminante y hasta un divertido mercado al aire libre en la calle Mercaderes. La vida bulle mientras luce el sol porque cuando éste se pone, La Valetta enmudece y se vacía: marchan los funcionarios, desparecen los turistas y no queda casi nadie. La mayoría de los malteses ha optado por residir fuera de sus muros, en los espacios más abiertos de los municipios limítrofes. Más información sobre el XIV Festival Internacional de Jazz en www.maltajazzfest.com y www.visitmalta.com