Dormir en un cortijo

En plena naturaleza donde la tranquilidad es absoluta resulta un placer alojarse en un cortijo con encanto que conservan el tipismo rural.

E

n Andalucía, el cortijo responde a la típica vivienda ubicada en el campo, cuyas dependencias se articulan alrededor de un patio interior donde se distribuian la casa principal, la de los trabajadores y las cuadras de los animales,, hay que desterrar la idea que esta construcción va unida también al mundo de los toros. Algunos cortijos son muy modestos pero otros con solera se han convertido en hotelitos con encanto.
finca desde lo alto de una colina.
Esta especie de alfombra batida por el viento, choca con las estribaciones montañosas de Grazalema y la sierra de Líjar,, allí recostados al pie de una peña, o extendidos en lo alto de un promontorio, se esconden los pueblos blancos, también llamados de la frontera, por la cantidad de tiempo que estuvieron en la línea divisoria entre los reinos de Castilla y Granada.Por su proximidad, un buen lugar para ir a pasear es Arcos de la Frontera, capital de los Pueblos Blancos, es uno de los pueblos más bonitos de Andalucía,, circundando por el río Guadalete, se extiende desde el llano hasta lo alto de una peña,, allí en la plaza del Cabildo, donde se encuentra el Parador Nacional, el Ayuntamiento y la iglesia de Santa María, tenemos la mejor vista sobre la campiña, desde la balconada colgada en el borde de la roca.

OTROS CORTIJOS CON ENCANTO
En Arcos de Frontera al norte de la provincia de Cádiz y al sur de la de Sevilla, se extiende una amplia campiña que se enmarca entre la sierra de Cádiz y el río Guadalete. Se trata de un paisajeondulado, en el que el verde o amarillo de los cereales según la época, contrasta con los tonos ocres de la tierra,, donde el cortijo blanco con ribetes de amarillo calamocha, vigila la extensión de laRodeado de olivos que esconden una piscina en forma de ocho, cenar en el porche acristalado acompañado de la luz de una vela, o desayunar bajo los árboles se convierten en un verdadero placer.Una pista de tierra, a unos 8 km de Arcos por la carretera que se dirige a El Bosque, nos situará en el Cortijo Barranco conocido también como molino Ntra. Sra. de la Luz, ya que había sido una almazara de aceite antes de convertirse en un alojamiento de turismo rural. Sus ocho habitaciones y un apartamento para cuatro personas están dispuestas alrededor del patio,, la decoración es la propia del cortijo andaluz con sus muebles de madera, chimenea y multitud de objetos procedentes del mundo rural.

Desde la terraza que rodea el edificio, se contemplan los campos de cereales y olivos, mientras en la alberca habilitada como piscina te puedes dar un chapuzón. A los clientes se les ofrece también servicio de comida casera.El trazado urbano denota su pasado árabe,, en sus calles empinadas que unas veces se retuercen y otras se cuelan bajo arcos, se encuentran numerosos palacios, iglesias y conventos.

Dónde comer:
El Convento, en un palacio del s XVI, platos de cocina tradicional. Tel. 956703222. La Fonda, restaurante del hotel instalado en los antiguos establos.Tel. 956700057. El Lago, junto al embalse de Arcos con buenas carnes y pescados,, también tienen habitaciones. Tel. 956701117.

Más información
Oficina de Turismo de Arcos de la Frontera. Tel. 956702264.