GUÍAS FODORS: PRAGA Y BUDAPEST, VIENA Y VALLE DEL DANUBIO

Tres bellísimas ciudades centroeuropeas descritas con su hinterlands en sendas guías de notabilísima fidelidad.

91 727 79 00
www.jubanhoteles.com

Cuando nos referimos a la producción bibliográfica de guías de viaje habría que distinguir entre dos grandes grupos de obras, según su origen: las menos son de producción nacional y las más, traducciones de originales extranjeros, procedentes de grupos editoriales importantes que, en razón de los medios disponibles, pueden acometer obras de mayor ambición y envergadura. Esta diferenciación no debe suponer, en ningún caso, minusvaloración de las primeras, sino al contrario porque la proximidad de los autores con sus lectores suele establecer evidentes vínculos de complicidad. Pero también hay que reconocer que las obras que llegan del exterior son generalmente fruto del un esfuerzo colectivo y aspiran a contenidos mucho más globales. EL PAÍS-AGUILAR edita la traducción española del GUÍAS FODORS, que son de lo más completo que hay en el mercado. Como suele ser regla de aplicación universal en este tipo de libros, el esquema de cada volumen responde siempre al mismo planteamiento. En este caso, se abre cada libro con un mapa de husos horarios e instrucciones para utilizar la guía, así como unas páginas de información esencial cuyos temas se ordenan por orden alfabético: desde “aduana” a “viajes organizados”.

Este es, por tanto, el esquema de las dos guías dedicadas a PRAGA Y BUDAPEST y a VIENA Y VALLE DEL DANUBIO. En ambos casos, se trata de guías urbanas dedicadas a tres ciudades que son capitales de otros tantos estados pero tienen lazos históricos evidentes. Ciudades espectaculares, que revelan un pasado brillante y han recuperado su antiguo esplendor tras los desastres que la última guerra produjo en ellas. Un dato interesante es que en los tres casos, la guía va más allá de los límites municipales de cada urbe. Y así cuando se habla de Praga, hay una amplia referencia a las ciudades balnearias de Chequia, en el caso de Hungría, la extensión lleva al lago Balatón y tal como indica su título, la de Viena propone disfrutar de los numerosos atractivos del cauce de unos de los ríos más importantes de Europa, el Danubio.