UNA ESCALA EN LA TIERRA DE LOS GIGANTES

Los amantes de buceo encontrarán en esta isla un paraíso por la riqueza de flora y fauna marina, los arrecifes de coral o los restos de barcos. Lo mismo sucede en el caso de aquellos que practican la espeleología o el senderismo. Si puedes no te pierdas el Carnaval y del Festival Caribeño de Jazz.

En nuestro viaje en crucero por el Caribe hacemos, en esta ocasión, una escala en Curaçao, la isla más grande de las Antillas Holandesas que está situada muy cerca de las costas venezolanas. Esta isla, que fue descubierta en 1499 por Alonso Ojeda, fue colonia española hasta 1634, año en que fue conquistada por los holandeses. Es hoy no sólo importante por su actividad industrial, sino también por sus actractivos turísticos.La infraestructura hotelera de la isla es muy buena y en sus complejos hoteleros el visitante encontrará todo un mundo de actividades. La cocina es la típica caribeña auqnue destaca, espeiclamente, el desarrollo de la cocina internacional debido, en gran medidad, a todas las nacionalidades que conviven en esta isla.

Recorrer las instalaciones de una antigua plantación y conocer las mansiones y las pequeñas viviendas de los exclavos es un esperiencia que se puede vivir en esta gran isla.La vida y color de la isla es otro de sus grandes atractivos, aunque a primera vista no los lo parezca: aquí conviven personas de más de cincuenta nacionalidades y su colorista flora y fauna resultan exóticas y llenan de vida estas tierras. Pero además de sus grandes recursos naturales y su paisaje, Curaçao tiene una importante industria basada en refinar el petróleo que se trae de la vecina Venezuela. Aún así es el turismo, especialmente en los últimos años, la actividad que está potenciando la imagen de esta gran isla, por sus recursos naturales, su infraestructura y la múltiples actividades que aquí se pueden realizar.Para los amantes de buceo, en los lugares cercanos a la costa encontrarán un paraíso por la riqueza de flora y fauna marina, los arrecifes de coral o los restos de barcos. Lo mismo sucede en el caso de aquellos que practican la espeleología, el senderismo, entre otros.

La celebración del Carnaval (febrero) y del Festival Caribeño de Jazz (octubre) constituyen los principales acontecimientos de la isla, y merece la pena participar activamente en ellos, especialmente en el primero. activamente en ellos, especialmente en el primero. Hoy en día es posible, además, conocer el modo de vida, tipo de construcciones, utensilios, etc que se utilizaban en la plantaciones que existían en la isla, y en la que destacan las grandes mansiones y las pequeñas y humildes construcciones en la que vivían los esclavos y trabajadores (Landhuizen). No hay que olvidar, que las hermanas de Simón Bolívar vivieron en esta isla durante su exilio, y en su Casa Museo se pueden encontrar efectos personales y documentos de la época. Como curiosidad, también es posible visitar la Cervecería Amstel y conocer el proceso de fermentación.