Manzanares el Real (Madrid) y su entorno

Del castillo de Manzanares el Real, al embalse de Santillana y el parque natural de La Pedriza. En el castillo de Manzanares el Real se firmó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, y en ese momento se puso en valor el interés del castillo más hermoso y mejor restaurado de toda la provincia. El edificio se remonta a los orígenes del Madrid cristiano, a la tierra que recorrían los monarcas castellanos con su corte itinerante, cuando buscaban los lugares privilegiados de la sierra madrileña, cubierta de bosques y de vida natural.

Manzanares el Real se encuentra a 46 kms. de la capital por la carretera de Colmenar Viejo. El Castillo es su principal atractivo, y abre de 10 a 14 horas, y de 16 a 19,30. La iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Nieves y la ermita de Peña Sacra, merecen ser visitadas. El Hotel La Pedriza (Tel.: 918 528 900) es una casa rural de lujo con instalaciones de hidroterapia, junto al parque regional. Para comer destaca el pescado de Rincón del Alba (Tel.: 918 539 111) en la urbanización Peña el Gato; y Azaya (Tel.: 918 573 395) en Mataelpino de la Sierra, a 7 kms., con guisos de calidad. El Centro de Interpretación del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares se encuentra en la carretera a la Pedriza. Información: 918 539 978.

Las tierras de Manzanares el Real fueron donadas por Juan I a la familia de los Mendoza, que levantaron (siglos XIV) el primer castillo de Manzanares. En el sigloXV, el primer Duque del Infantado, inicia el segundo castillo, que realiza con el arquitecto Juan Guas, que transforma el viejo edificio en un hermoso palacio lleno de detalles de gran sensibilidad, en especial la galería de mediodía.

La imagen del castillo es la de una fortaleza perfecta de pequeño tamaño. Las altas torres almenadas coronan el cuerpo principal, y un recinto defensivo lo envuelve por completo. En el castillo se dan la mano los estilos gótico, mudéjar y renacentista, pero lo que asombra es la impecable conservación del conjunto. Naturalmente, se debe a las restauraciones de 1.914, hecha por Lampérez, y la de Valcarcel de 1.977, con un posible aspecto original.

Desde la galería que mira al sur se tiene un hermosa vista del embalse de Santillana, en cuyas orillas pastan las reses, la vista se extiende bajando de la sierra hasta las planicies de la capital. El embalse se ha convertido en refugio frecuente de aves. En verano abundan las cigüeñas, pero también es habitual encontrar garzas, somormujos, cormoranes, gaviotas, fochas y patos. Manzanares es el principal acceso a La Pedriza, el espacio natural más visitado dentro del Parque de la Cuenca Alta del Manzanares, río que nace en estas tierras. Conviene acercarse al centro de interpretación y dejar el coche antes de internarse caminando en La Pedriza, con sus bellos paisajes de piedras sueltas, saltos de agua y paredes aptas para la escalada.

Hay rutas dentro del parque de diferentes dificultades, desde la sencilla senda de Quebrantaherraduras, a las más largas como la que une los puertos de Navacerrada y la Morcuera. Tras la caminata en los granitos de La Pedriza se puede bajar al pueblo a comer o pasear, visitando la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, gótica, y el pórtico del Ayuntamiento, del siglo XIV. Sin duda, es una de las mejores excursiones en la Comunidad de Madrid.

Ofertas de Hoteles en Manzanares Del Real, siempre al mejor precio