La dulzura del invierno en Provenza

Provenza es el territorio que se asoma al Mediterráneo en el sur de Francia. La presencia del mar suaviza las temperaturas y el carácter cálido de los habitantes hacen del país un refugio muy grato para los días de invierno.

 

Las costas del sur de Francia reúnen lugares tan atractivos como La Camarga, la ciudad de Marsella y todo el itinerario de ocio de la Costa Azul, pero detrás de la costa, en el interior, se extiende la Provenza, llena de matices delicados y calidad de vida. En Provenza, la luz es tan perfecta que ha atraído a grandes pintores del siglo XX como Cézanne, Matisse o Picasso; todos eligieron la Provenza como el mejor lugar para pintar y para vivir.

Aix-en-Provence es una de las capitales de Provenza, y también una ciudad muy hermosa, de ambiente elegante y burgués, en la que se vive muy bien. Por cuestiones de administración de justicia hay numerosos tribunales en Aix, donde viven muchos abogados y magistrados, lo que se traduce en una población de alto nivel adquisitivo amante de la buena gastronomía, del arte y de la cultura. La ciudad está llena de mansiones elegantes del siglo XVIII, y las plazas aparecen llenas de fuentes monumentales. El Cours Mirabeau es la calle más elegante de la ciudad, llena de buenos restaurantes como Les Deux Garçons, con terrazas al aire libre en las que el marisco se sirve en fuentes ostentosas desde 1792. Los días de fiesta se instala en las aceras un mercado de antigüedades de calidad, y los habitantes de Aix curiosean antes de tomar el aperitivo al sol en terrazas que abren incluso en invierno.

La ciudad de Aix-en-Provence está muy unida a la memoria del pintor Cézanne, que nació y vivió en ella y estuvo obsesionado por la silueta del monte Saint Victoire que se ve desde sus afueras. Se trata de una pirámide de blanca piedra que se eleva majestuosa desde el suelo provenzal. Llegó a pintar el monte más de sesenta veces, con todas las luces posibles, y aún así no conseguía asir los matices que siempre modificaban la percepción del mismo desde su estudio, situado en las afueras de la ciudad. La ruta Cézanne recorre los alrededores de Aix, por los lugares favoritos del pintor, entre los olivos, viñas y campos de cereales que caracterizan el paisaje provenzal, en los que emergen las siluetas oscuras de los cipreses. La ruta y la visita al taller de Cézanne rinden homenaje al pintor obsesionado por atrapar la esencia de la luz, que se convirtió en precursor del arte contemporáneo.

 

En Aix viven durante el periodo lectivo cuarenta mil estudiantes que acuden a sus facultades de derecho y de arte. Esto convierte el centro en un lugar muy animado, donde numerosos locales abren por la noche. Desde Aix se pueden visitar varios museos de pintura en la ciudad y los pueblos vecinos, y ahora es posible recorrer la región en calma, antes de que llegue el turista de verano. Desde Barcelona se llega a Provenza en menos de cinco horas.

 

La gastronomía provenzal hace uso abundante del ajo, el aceite de oliva, los tomates y otros productos mediterráneos, su cocina está más próxima a la nuestra que al resto de la gastronomía francesa.

Los habitantes de Aix-en-Provence se sienten orgullosos de contar con una importante influencia italiana en la arquitectura, en los colores de las casas y en la forma de vida vital y placentera.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar.

Lo mejor es ir directamente a Avignon. Air France vuela desde Madrid a Avignon (vía París). Desde Barcelona hay poco más de cuatro horas de coche.

Dónde alojarse.

En Aix, el Hotel du Pigonnet (5, av. du Pigonnet. 13090 Aix en Provence), un palacio a 800 metros del Cours Mirabeau con excelentes instalaciones, jardines y servicios. En Avignon el elegante hotel La Mirande junto al Palacio de los Papas (4, Place de l’Amirande). En la zona de L’Isle sur la Sorgue el encantador Mas des Capelans (La Plan, Oppède). En Arles el hotel Jules César en edificio histórico (Bul. del Lices).<br>

Gastronomía.

En Aix, Le Clos de la Violette (10, av. de la Violette) donde Jean Marc Banzo y su esposa hacen una exhibición de cocina creativa provenzal, o la terraza de Les Deux Garçons (Cours Mirabeau) escenario de la historia de Aix. En Avignon, Christian Etienne (10, rue Mons. *90 86 16 50). En Goult, cerca de Gordes, el Auberge des Bartavelles (*90 72 33 72). En Arles, Lou Marques (Bul. del Lices).

Compras.

La marca de tejidos estampados tradicionales Souleiado es un emblema provenzal. Pañuelos, foulards, faldas, blusas, camisas, vestidos, tapicerías, manteles, papeles pintados y tejidos plastificados perpetúan la fresca alegría del campo provenzal. Souleiado tiene tiendas en París (78, rue de Seine, París 6eme.), Lyon (54, cours Franklin Roosevelt, Lyon 6eme.), Burdeos (Place des Grands Hommes), Marsella (101, rue de Paradis), y en todas las grandes ciudades de Provenza: Arles, Avignon, Marsella, Saint Remy de Provence, y la central en Tarascon.

Mercadillos.

El fruto del trabajo de campesinos y artesanos brilla bajo el sol en los mercadillos al aire libre típicos de Provenza. Algunas mujeres visten el traje tradicional mientras compran frutas, verduras, salchichón local, figuras de barro o cachivaches en el marché au brocante. En Aix hay varios mercadillos, el diario de vegetales en la plaza Richelme; los martes, jueves y sábados, el de cosas viejas ante el Palacio de Justicia y el de productos frescos en la plaza de la Madeleine, donde venden flores los domingos. Los muebles y antigüedades ocupan el Cours Mirabeau la mañana del domingo. Cada población tiene el suyo, y no se va al mercado solamente a comprar, se trata de un acto social donde informarse, comentar y dejarse ver.

Ofertas de Hoteles en Aix-en-provence, siempre al mejor precio