A Coruña, una escala para mentes inquietas

Desde que se iniciara el Paseo Marítimo de A Coruña, la ciudad ha ido desarrollándose centrando su atención en el mar, al que ahora mira. El arte, la cultura y el medioambiente constituyen el eje de este punto de encuentro obligado para coruñeses y visitantes.

El Puerto de A Coruña se ha convertido en uno de los principales puntos de escala para trasatlánticos en el norte español, no sólo por su estratégica situación sino por los atractivos turísticos y de ocio que ofrece la ciudad gallega. Una buena alternativa para tener una visión global de A Coruña es realizar una ruta por el agradable Paseo Marítimo que ha permitido abrir la ciudad al mar. Tras una intensa jornada de actividad cultural y de ocio, A Coruña ofrece una gran variedad de pequeños restaurantes y bares en los que degustar la gastronomía gallega más popular o las nuevas tendencias que están desarrollando los cocineros de la Comunidad, y todo ello regado con un buen vino gallego. La Casa del Hombre y la Casa de los Peces (Aquarium) se han convertido en referencias obligadas para aquellos que se acercan a la ciudad buscando algo más que marisco y ribeiro.A los pies del símbolo de la ciudad, al Torre de Hércules, se encuentra el Aquarium Finisterrae en el que se presenta el ecosistema marino de la costa gallega. Presenta más 35.000 peces de más de 66 especies y no se busca únicamente la posibilidad de observarlas en su hábitat sino acercarlas e involucrar al visitante en la necesidad de cuidar el medioambiente. A través de 48 ventanas de observación se pueden ver águilas marinas, tiburones toro, seriolas, meros y peces luna,, tiburones como el cazón, el angelote, mielgas, musolas, alitanes y pintarrojas, y muchas otras especies frecuentes en el litoral gallego, como besugos, lubinas, escachos, rodaballos, rayas y peces ballesta. Es el contacto directo con el mundo submarino gallego. A los pies del símbolo de la ciudad, al Torre de Hércules, se encuentra el Aquarium Finisterrae en el que se presenta el ecosistema marino de la costa gallega.

Presenta más 35.000 peces de más de 66 especies y no se busca únicamente la posibilidad de observarlas en su hábitat sino acercarlas e involucrar al visitante en la necesidad de cuidar el medioambiente. A través de 48 ventanas de observación se pueden ver águilas marinas, tiburones toro, seriolas, meros y peces luna,, tiburones como el cazón, el angelote, mielgas, musolas, alitanes y pintarrojas, y muchas otras especies frecuentes en el litoral gallego, como besugos, lubinas, escachos, rodaballos, rayas y peces ballesta. Es el contacto directo con el mundo submarino gallego. Se finalizó según el proyecto del arquitecto Felipe Peña. Cuenta con salas dedicadas a exposiciones y el Planetario. En la planta baja hay un Péndulo de Foucault y en la cúpula se encuentra el Planetario en el que gracias a un sistema de proyección es posible visionar las estrellas y planetas y observar sus movimientos. Si lo que le gusta es pasear por las ciudades para ver su ritmo de vida y acercarse a sus gentes, introdúzcase en el caso viejo de la ciudad y disfrute de su arquitectura y de sus pequeñas plazas e iglesias y de sus tiendas. Si es amante del fútbol, acérquese a conocer el templo del Deportivo, el Estadio de Riazor.

Ofertas de Hoteles en A CoruÑa, siempre al mejor precio