Montblanc: Semana Medieval de San Jorge

Calles, plazas y muralla de esta villa ducal tarraconense, de intenso sabor medieval, son el escenario de una semana festiva del 20 de abril al 1 de mayo.

A pesar de que las reformas del calendario litúrgico han tendido a poner en duda la realidad histórica de la existencia de San Jorge, lo cierto es que el legendario caballero, que rescató a la doncella de las garras del dragón, sigue siendo no sólo el patrón de Cataluña y Aragón, sino de numerosas poblaciones del resto de España y Europa. Este hecho ha dado lugar a que en torno a la fecha de dicha advocación se desarrollen festejos en muchos puntos del mapa.

Eso sí, la tradición que sigue viva en el principado y que recoge el ‘Costumari català’ quiere que la leyenda discurra justo en torno a las murallas de la población tarraconense de Montblanc, lo que se justifica plenamente por el excelente estado de conservación del recinto amurallado que la rodea y que data del siglo XIV. Un recinto que debió contar en su momento con treinta torres, de las que se conservan dos. De este modo, la leyenda de San Jorge constituye la excusa adecuada para organizar en Montblanc un programa de actos en los que interviene la historia, la música, el baile y un sinfín de acontecimientos con los que se pretende suscitar la algazara y la participación popular.

El más importante de todos es un espectáculo de luz, sonido y fuego en el que se recrea la leyenda de la lucha del santo contra el maléfico dragón y en la que intervienen más de centenar y medio de personas. Por otra parte, en las calles y plazas de esta población tiene lugar durante la Semana Medieval de la Leyenda de San Jorge un mercado que reivindica para sí una antigüedad que se retrotrae hasta 1170. Dicho mercado no sólo es una lonja de venta de bienes, sino que sirve para revivir las formas de vida del medioevo, en particular de sus diferentes estamentos -nobiliario, eclesiástico, plebeyo-, así como de la comunidad judía. El antiguo convento franciscano acoge, por su parte, una multitudinaria cena medieval con capacidad para más de 300 comensales en la que estos degustan especialidades propias de aquellos lejanos siglos mientras contemplan un espectáculo en el que intervienen músicos y trovadores. Montblanc es la capital de la comarca de la Conca de Barberà y su fundación data del siglo XII. Se situó sobre la colina de santa Bárbara, con el fin de aprovechar en aquellos turbulentos siglos su envidiable situación estratégica. Este hecho y su condición de villa libre de impuestos le dio una notable prosperidad y favoreció la construcción de numerosos palacios, iglesias y edificios públicos. La decadencia comenzó a partir del siglo XVII, primero con la guerra de los segadores, a continuación con la de sucesión y finalmente en el XIX con las contiendas entre liberales y absolutistas, que tuvieron particular virulencia en el campo catalán. Para colmo llegó la plaga de la filoxera, que terminó de arruinar la agricultura local.

Antes de entrar en Montblanc es interesante conocer el Port Vell, que data del siglo XII y luego, ya en su interior, conviene dirigirse al centro urbano, en el que emerge la iglesia de Santa María la Mayor, con una espléndida fachada barroca y el órgano más antiguo de Cataluña en su interior. Detrás de ella, el portal de San Jorge y del convento de San Francisco, con una curiosa fuente de cuatro caños (reproducida en el Pueblo español de Barcelona). En la ciudad se construyó también un palacio real para las visitas de los monarcas de Aragón -recordemos que el actual Príncipe de Asturias ostenta, entre otros títulos, el de duque de Montblanc- y también hay casonas interesantes, como las de los Vila y los Desclergue, de estilo gótico. Otros puntos destacados son las iglesias de San Miguel y San Marsal, así como el santuario de la Serra y, fuera del perímetro de la muralla, las iglesias de San Francisco y Santa Magdalena, con el hospital aledaño. Una visita a Montblanc debe incluir la degustación de los embutidos artesanales que aquí se elaboran, así como de los dulces típicos: montblanquins (almendras rellenas) y merlets (dulces de almendra y azúcar).

Más información:
http://www.montblancmedieval.cat/es/quefer/festesifires/setmanamedieval

Ofertas de Hoteles en Montblanc, siempre al mejor precio