Cancún y Riviera Maya

El Caribe mexicano tiene una merecida fama internacional por sus playas de arena blanca, aguas azul turquesa y vegetación exuberante pero, por si fuera poco, ofrece una de las mejores plantas hoteleras del mundo.

Hace una década, cuando algún viajero español comentaba que iba a pasar unas vacaciones en Cancún -normalmente, en viaje de novios-, lo habitual era imaginar que se iban a alojar en un magnífico hotel y que no iban a salir de él para hacer excursiones. Hoy se sabe que tanto Cancún como la cercana zona residencial de Playacar -al lado del pueblo de pescadores de Playa del Carmen- son destinos paradisíacos que ofrecen mucho más que un turismo de sol y playa. La diferencia entre ambos es que mientras que el primero dispone de una planta hotelera que se extiende hacia lo alto, en Playa del Carmen se extienden hacia lo ancho y no suele haber edificios de más de cinco plantas, por lo que los hoteles se integran perfectamente con la naturaleza. Independientemente de qué lugar elijamos, lo importante es que nos encontramos en la Riviera Maya mexicana que tiene mucho que ofrecernos.

Aquí se encuentra la famosa fortaleza maya a orillas del Mar Caribe, Tulum, el sitio arqueológico más impresionante que legó esta época, pero no el único.
Y es que, originariamente, la hoy Riviera Maya era un importante centro religioso y comercial para los antiguos mayas (año 1000-1550 d.C.). Otros pueblos importantes de esta época fueron Xaman-Há (la actual Playa del Carmen) y Xcaret, que significa “”pequeña caleta””. De hecho, en la actualidad Xcaret es conocida más que por sus orígenes indios, porque se ha convertido en un espectacular centro turístico donde poder practicar snorkel con total seguridad en las aguas de su caleta y su laguna que, por si fuera poco, guardan en sus profundidades especies animales y vegetales de todo tipo.
Similar a Xcaret es el Parque de Xel-Ha, que significa “”lugar donde nace el agua””. Se trata de una caleta natural donde las aguas del mar se mezclan con corrientes frescas de los manantiales y los ríos subterráneos formando un increíble y singular ecosistema, con numerosos islotes. En el exterior, tenemos una selva exuberante, cuevas y cenotes. Lo habitual cuando paseamos por Xel-Ha es encontrar numerosas iguanas que no hacen nada si no son molestadas.

Impresionante nos resultará también “”la ciudad del brujo del agua””, más conocida con su nombre maya de Chichén Itzá. Se trata de uno de los sitios mejor conservados del mundo maya que ofrece al visitante una idea clara de sus costumbres. Cuenta con impresionantes edificios como el castillo, el templo de Kukulcán, el observatorio y el Convento. Por si fuera poco, aquí encontraremos la cancha mejor conservada de América del conocido “”Juego de la pelota””.”
Tras las huellas de los mayas
Para finalizar nuestro recorrido por la Riviera Maya recomendamos acercarse hasta el Parque Natural de Isla Mujeres, que se encuentra precisamente frente a las costas de Cancún. La isla era antiguamente un sitio sagrado para los mayas y, en la actualidad, se organizan excursiones de un día para disfrutar de la isla haciendo snorkel. Una visita guiada nos acercará a Punta Sur y a la Cueva Ojo Azul. Aquí, el agua, el sol y la diversión también están garantizados.
En la reserva tropical de Tres Ríos se puede navegar en kayak, hacer snorkel y buceo y explorar los alrededores en bicicleta, a caballo o caminando.
Ya de época más reciente es Izamal, la Ciudad Santa o de las tres culturas, donde podremos visitar su Convento Franciscano, que tiene uno de los atrios cerrados más grandes del mundo y que es donde se venera la imagen de la Inmaculada Concepción, que es patrona y también reina de Yucatán.
Nuestro recorrido por estas tierras no puede finalizar sin visitar Cozumel, frente a las aguas de Playa del Carmen. La isla fue sobre todo conocida a raíz de un documental de Jacques Cousteau en 1961, que destacaba sobre todo la belleza de sus arrecifes, que hacen de Cozumel uno de los destinos más demandados por submarinistas venidos de todo el mundo, ansiosos por adentrarse en sus cuevas, túneles y árboles de coral.

Un poco más lejos de estos destinos se encuentra la ciudad de Mérida, todavía hoy uno de los mejores exponentes del arte colonial español en la región. Fundada en 1542 por Francisco de Montejo, la ciudad puede visitarse tranquilamente caminando, que es así como observaremos en todo su esplendor el Paseo de Montejo, que poco tiene que ver con el fundador de la ciudad y, sin embargo, tiene mucha relación con los Campos Elíseos de París. También descubriremos lujosas mansiones (al norte de la calle 37), entre las que destaca el actual Museo de Antropología e Historia de la ciudad, una visita indispensable para adentrarnos en el mundo maya, si es que con esta escapada que les hemos propuesto no lo han conseguido ya.
Más información: http://www.mundomaya.travel/

Ofertas de Hoteles en CancÚn, siempre al mejor precio