Puerto de Santa María (Cádiz)

Situado al noroeste de la provincia de Cádiz, en la misma desembocadura del río Guadalete, en plena Bahía de Cádiz, el Puerto de Santa María ofrece de todo: bellas playas, hoteles con encanto, restos prehistóricos, fiestas y una suculenta gastronomía.

Hace varios años que pasar unas vacaciones en la provincia de Cádiz está de moda. Más allá de los muchos destinos turísticos que se están construyendo en estos momentos en su litoral, hay destinos que siguen recibiendo viajeros como lo han venido haciendo desde hace muchos años. Este es el caso del Puerto de Santa María que, a escasos kilómetros de la ciudad de Cádiz, tiene un sinfín de atractivos que ofrecer al viajero. Comenzamos enumerando sus playas: como el resto de las playas gaditanas, las del Puerto son eminentemente familiares. Arena fina, aguas azules muy frescas y algo bravías -no en vano nos encontramos en el Atlántico-, mucho sol y, sobre todo, una marea caprichosa -hay que tener cuidado para que no se nos lleve la toalla la marea cuando sube-, nos permitirán disfrutar de unas merecidas vacaciones.
Pero además de un impresionante litoral, El Puerto nos va a sorprender por sus otros muchos atractivos turísticos. El Puerto también cuenta con una amplia oferta cultural.
Quizás sean pocos los que sepan que los primeros pobladores de la ciudad vivieron en la época del Paleolítico Inferior, como lo demuestra el yacimiento de “”El Aculadero“”, y del Meseolítico todavía se conserva hoy el yacimiento de ‘Las Arenas’.

Los fenicios también han dejado su huella en El Puerto, concretamente, en un poblado de los siglos IX-III a.C. que encontramos junto a la torre medieval de Dª Blanca. Entre los edificios que pueden visitarse en El Puerto se encuentra el Castillo de San Marcos, emblema de la ciudad por sus torres y almenas y que se levantó originariamente como una mezquita; el que fuera el Convento de Capuchinas, que alberga en la actualidad el Hotel Monasterio de San Miguel o el también hotel Duques de Medinaceli, en el que fuera el Jardín Botánico de la Victoria, llamado así porque se encuentra frente al monasterio de la Victoria. El monasterio de la Victoria se encontraba a las afueras de la ciudad y fue construido en el siglo XVI para albergar a varios monjes de la orden franciscana.
Los restos de la época del descubrimiento podemos encontrarlos en una réplica de la carabela ‘La Niña’, así como en las numerosas casas señoriales que los colonos, después de haberse enriquecido en las Américas, mandaban construir en El Puerto, más conocido por aquel entonces como la ‘Ciudad de los cien palacios’.
Gastronomía a base de productos del mar y una amplia oferta de turismo activo
Los vinos de El Puerto son muy conocidos y van desde los caldos secos Fino, al azucarado Pedro Ximénez y Moscatel, pasando por los Amontillados punzantes y exquisitos y los aromáticos y viejos Olorosos. En El Puerto es tradición desde hace muchos años degustar un vino de la tierra acompañado del conocido ‘pescaíto frito’ que, en algunos locales, se sirve en cucuruchos de papel, para que el cliente decida si consumir el pescado en casa, caminando o en el mismo restaurante. También tiene mucha fama el marisco y hay otros platos típicos, como la raya al pan frito, las caballas -o lenguados con fideos-, los malarmaos a la sal, o el tradicional caldillo de perro, que es una sopa de pescado con zumo de naranja.

Y es que el mar está muy presente en el día a día de El Puerto, como de ello da fe el que se practiquen un gran número de deportes náuticos en sus playas. Pero el windsurf o la vela no son los únicos deportes que aquí pueden practicarse.
El Puerto es también conocido por sus campos de golf. El Vistahermosa Club de Gofl cuenta con un campo de golf de 9 hoyos y, en el Golf El Puerto podremos jugar en un campo de 18 hoyos.
Para los amantes de la naturaleza, hay que tener en cuenta que El Puerto de Santa María se encuentra enclavado en el centro del Parque Natural Bahía de Cádiz, con 200 hectáreas de pinares y las marismas de Los Toruños, con 773 hectáreas. Sin olvidar, por otro lado, el Complejo Endorréico de El Puerto de Santa María que, constituido por las Lagunas Saladas, Juncosa y Chica y con una extensión total de 228 hectáreas, fue declarado Reserva Natural.
Y, aunque cualquier época del año es idónea para acercarse hasta El Puerto, quizás en primavera tengamos más razones para hacerlo, ya que entre el 20 y el 24 de mayo se celebra la Feria de Primavera y Fiestas del Vino Fino.

Más información: http://www.turismoelpuerto.com/

Ofertas de Hoteles en Puerto De Santa Maria, siempre al mejor precio