La alta Garrotxa

Entre las comarcas del Ripollès y Alt Empordà, se sitúan estas tierras agrestes que limitan con Francia a través de la cordillera pirenaica.

Sierras que apenas sobrepasan los mil metros de altitud, pobladas de encinas y pinos, con algunas manchas de hayas, castaños y robles; la frondosidad de la vegetación junto con lo cerrado de los valles, las ha hecho impenetrables al poblamiento humano. Masías y casas pairales desperdigadas entre el paisaje, son el único indicio de la presencia del hombre, junto con algunos pueblos que se han establecido en la ribera de los ríos.
Las montañas más altas que encontramos son el Comanegra (1.557 m.) en la frontera con Francia y el Puig Bassegoda con 1.373 m., cerca del cual pasa la ruta que describimos.
Multitud de caminos para ser andados, recorridos en bicicleta o en vehículo todo terreno, cruzan esta comarca, muchas veces este último, es el medio adecuado para transitar por las pistas forestales maltratadas por el agua.
Oix-Beget-Rocabruna
La carretera GIV-5221 nos lleva en 9 Km. de Castellfollit de la Roca hasta Oix. Justo al lado contrario de donde sale la pista de la Vall del Bac, tenemos un camino que nos situará hasta lo que fue el castillo de Montagut, del que hoy en día sólo se conserva en pie la torre del homenaje y el Santuario de la Mare de Déu del Cos, antigua iglesia del castillo donde se celebran romerías. Un par de kilómetros antes de llegar a Oix, parte por la izqda. una pista que va al núcleo de Sant Martí de Toralles, residencia privada y ermita románica.

Por un camino apto para 4×4, es posible acceder a Oix, por un desvío que hay a la derecha, justo después del que va a la casa de la Rodoreda. De nuevo en la carretera al lado contrario del camino que va a Sant Martí de Toralles, sale la pista que nos llevará a Santa Bárbara de Pruneres. Finalmente Oix, una población que contiene una importante iglesia románica, un acogedor hostal de montaña, dos buenos restaurantes y una casa señorial privada, que algunos denominan castillo de Oix; desde aquí parten dos itinerarios para dirigirse a Beget. Hay una pista ancha, apta para todo tipo de vehículos, que bordeando la sierra de Bestracà en 18 Km. nos llevará hasta esa localidad, donde podemos ver la iglesia de Sant Cristòfol, declarada monumento nacional. En su interior se encuentra la Majestad de Beget, una de las imágenes más importantes del arte románico.
La pista se toma antes de cruzar el puente que hay en la entrada del pueblo de Oix, por la pista que sale a la derecha, o siguiendo por la primera calle a la derecha después de la iglesia. Su trazado al ir elevado nos proporcionará unas buenas vistas del entorno, pasando por el núcleo de Sant Miquel de Pera.

Sant Miquel de Pera-Molló
El antiguo camino que iba hasta Sant Miquel de Pera, con la apertura de esta ‘autopista’ ha quedado en desuso y sólo es apto para vehículos todo terreno o amantes del senderismo. El punto de partida es el restaurante-camping de Can Vilà; desde allí la pista continúa asfaltada pasando junto a un par de masías, para después entre un frondoso bosque de encinas, llegar en 3,7 Km. hasta Sant Miquel de Pera. A 2,7 Km. de Sant Miquel de la Pera y después de haber pasado junto a la finca del Salomó, por la izquierda nos sale un camino empinado que va hacia Resclusanys, el Portell de les Roques y El Sitjar, desembocando en la ctra. C -151, actual C-26, a un kilómetro de Camprodón. A muy poca distancia del desvío, a la izquierda nos queda el Mas Seguer dedicado al turismo rural. Este itinerario, por el estado del camino en el tramo que discurre por Resclusanys y el Portell de les Roques -punto más alto del recorrido-, sólo es recomendable a los vehículos todo terreno. Mientras rodeamos el Puig Ou de 1.300 m., disfrutaremos de unas fantásticas vistas de todo el valle de Salarsa, con la cordillera pirenaica de telón de fondo.

Volviendo a la pista principal que iba hacia Beget, después de cruzar la riera del mismo nombre, deja a la derecha el camino que va hacia La Farga,, poco después llegaremos a este encantador pueblecito de calles bien cuidadas, donde destaca su iglesia románica. Nos hallamos en la comarca del Ripollès; el itinerario desde aquí por una serpenteante y estrecha carretera, en 7 Km. nos llevará a Rocabruna, pequeño villorrio con iglesia románica, restos del castillo y buenos restaurantes. Si avanzamos un par de kilómetros más por esta carretera, a la izquierda nos queda Casa Etxalde (turismo rural) y en 4,5 Km. llegaremos a la C-26 que de Camprodón sube hasta el Coll d’Ares frontera con Francia. Finalmente si nos dirigimos hacia el vecino país, una vez rebasado el pueblecito de Molló, cuyo campanario de cuatro pisos se distingue desde lejos, encontraremos a la izquierda el Mas de Can Illa (justo donde hay la gasolinera), granja y casa también dedicada al turismo rural.
Más información: www.altagarrotxa.org

Ofertas de Hoteles en Olot, siempre al mejor precio