Ruta de los dinosaurios en Soria

Existen dos núcleos principales de interés en esta zona. Por un lado, la ruta de las icnitas y, por el otro, la noche mágica de San Juan en el pueblo de San Pedro Manrique.

Empezaremos por seguir las huellas de nuestros predecesores, los dinosaurios, en las poblaciones de Santa Cruz de Yanguas, Bretún y Villar del Río; aquí, aparte de destacados monumentos, nos encontramos con alguno de los yacimientos paleontológicos más importantes de España, en cuanto a huellas de dinosaurio se refiere. La edad de estos yacimientos es muy variable, pero se estima que está entre los 120 y los 150 millones de años. En Villar del Río se encuentra una oficina de información y un museo paleontológico donde de una forma didáctica se explica cómo eran estos animales que poblaron la tierra hace millones de años y cómo se han podido conservar sus imprentas.

Cerca de los yacimientos de las poblaciones de Villar del Río, Santa Cruz de Yaguas, Garray y Ventosa de San Pedro, se han colocado reproducciones a escala natural de distintas especies de dinosaurios. En la iglesia de Oncala se guarda una importante colección de tapices flamencos del siglo XVII, cedida por D. Juan Francisco Jiménez del Río (hijo de esta localidad), arzobispo de Valencia. Es una colección que encargó la Infanta Isabel Clara Eugenia a Rubens en 1625.

A lo largo de la SO-630 que va de Castilruiz a San Pedro Manrique, en Magaña, podemos ver los restos del castillo del siglo XV, con doble recinto amurallado. Durante esta época existió un sistema fluvial que dio lugar a una gran llanura daltaica, creando grandes extensiones de limos y arcillas donde la fosilización de huellas de animales fue muy alta. Las icnitas que observamos en esta zona son tridáctilas (tres dedos) y pertenecen a dinosaurios bípedos. El tamaño de las improntas oscila entre 20 y 35 centímetros de longitud. Alrededor de la localidad riojana de Enciso también se ha materializado una ‘ruta de los dinosaurios’, con los yacimientos de Virgen del Campo, la Senoba, Poyales y la Cuesta de Andorra, todos ellos cerca de la pista asfaltada recientemente, que une Enciso con Navalsaz.

En la C-115, entre el puerto de Uncala y el límite de la provincia de Soria, se encuentran dos poblaciones con un notable interés cultural. Yanguas conserva aún restos de las murallas árabes, así como la peculiar torre románica de San Miguel, del siglo XII. La iglesia de Santa María, de estilo gótico, y la plaza Mayor con soportales, entre otras obras arquitectónicas de carácter civil, contribuyen a mantener aún el aspecto noble de esta villa de aire medieval. Finalmente San Pedro Manrique, además de ser una bonita población digna de un merecido pasado, celebra en la noche de San Juan el ‘paso del fuego’, rito ancestral que dicen puede tener sus orígenes en la cultura celtíbera y que consiste en pasear los pies desnudos por una extendida alfombra de brasas.

A las doce de la noche, en una especie de anfiteatro que hay frente a la ermita de la Virgen de la Peña, se congrega cada año numeroso público para asistir al evento. Varias personas de la localidad se preparan para el rito, que consiste en pasar con los pies descalzos sobre la alfombra de brasas que queda de la hoguera, la cual ha sido encendida varias horas antes.

Ofertas de Hoteles en Soria, siempre al mejor precio