Viena: la ciudad de la música

Emperadores, pintores y músicos han callejeado por Viena durante siglos. Los Habsburgo dejaron una profunda impronta en la capital de su imperio, tal como aún atestiguan edificios como la Catedral de San Esteban, el Palacio Schönbrunn o el Palacio Imperial.

Los orígenes de Viena se remontan a la Edad de Piedra. En el 200 a.C. los celtas fundaron allí el reino de Noricum, conquistado a comienzos de la era cristiana por los romanos. El nombre de Viena aparece documentado por primera vez en el siglo IX y es a partir del XV cuando la ciudad se convierte en el centro del Sacro Imperio Romano-Germánico, un estatus que perderá a comienzos del siglo XIX con la ocupación napoleónica. Años después, Viena deviene la capital del Imperio Austro-Húngaro, capitalidad que mantiene hasta 1918, dos años después del fallecimiento del emperador Francisco José I. Su pasado más reciente está marcado por diversos conflictos bélicos ya que la ciudad sufrió una guerra civil en 1934 y numerosos bombardeos de las fuerzas aliadas durante la II Guerra Mundial.
Visitamos la Catedral de San Esteban, perfectamente reconocible por su torre acabada en aguja. Tras conocer su interior, subimos por la torre sur (con escaleras) o norte (con ascensor) hasta llegar a un mirador desde el que se pueden contemplar unas maravillosas vistas (y hacer unas no menos maravillosas fotografías) del casco histórico de Viena, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A continuación, podemos almorzar en el restaurante de moda del Museo de Arte Moderno. Este museo, de color negro, se encuentra en el Barrio de los Museos (Museums Quartier), que también alberga otro edificio emblemático, éste de color blanco, que es la sede del Museo Leopold. Diseñado por los arquitectos Ortner & Ortner, acoge en sus cinco pisos la colección de arte privada de Rudolf y Elisabeths Leopold. Nos dejará tiempo para contemplar la fachada del Teatro de la Ópera; conocer el Edificio de la Secesión, uno de los exponentes más preciados del arte Jugendstil (modernista) vienés, y entrar en la Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche), considerada el edificio de estilo barroco más bello de la capital.
Después de descansar y reponer fuerzas en el café Museum, podemos adentrarnos en los Jardines y el Palacio de Belvedere. El Palacio de Belvedere guarda obras de arte tan destacadas como El beso, de Klimt. A continuación, nos podemos acercar a las casas de los músicos Schubert (en Nussdorferstrasse, 54), Hayden (en Haydengasse, 19), Johann Strauss (en Praterstarsse, 54) y Mozart (en Domgasse, 5).Este edificio, de estilo barroco, cuenta con una interesante colección artística privada del príncipe de Liechtenstein, que incluye obras de pintores tan conocidos como Rubens, Van Dyck, Lucas Cranach y Rafael. También vale la pena llegar a la Maria-Theresien Platz, custodiada por dos edificios: el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Bellas Artes, considerado uno de los mejores de la ciudad. Aunque un poco distanciado de esta zona, el Palacio Schönbrunn bien merece el desplazamiento requerido, que puede hacerse empleando transporte público. Este Palacio contiene el parque zoológico más antiguo del mundo y uno de los más sorprendentes.
Podemos finalizar nuestro recorrido con una visita guiada por la Ópera del Estado y por la Casa de la Música, donde se puede experimentar con nuevos instrumentos y dirigir virtualmente la conocida Filarmónica de Viena. Desde el Teatro de Viena hasta el centro histórico, podemos seguir la Villa Musical, formada por numerosas estrellas de color dorado trazadas en el suelo y dedicadas a los compositores clásicos europeos.
Durante las noches del fin de semana, las calles de Viena se llenan de gente que se dan cita en sus cafeterías, restaurantes y, sobre todo, salas de baile y de conciertos, donde se acude con indumentaria elegante. Los numerosos teatros vieneses también animan la vida nocturna de la ciudad.
Pero la música clásica, los bailes y los teatros no son los únicos alicientes que ofrece la noche vienesa. Actualmente, la capital austríaca también es la meca de la música electrónica que mezcla tecno y jazz, y cuenta con disc-jockeys de fama internacional que fusionan estos dos estilos con arte incomparable.
Más información: www.austria-tourism.com / www.wien.info

Ofertas de Hoteles en Viena, siempre al mejor precio