Balneario Río Pambre (Lugo)

La carretera que conduce hasta el Balneario de Pambre ya deja entrever qué encontraremos cuando llegamos a este establecimiento de 3*: un lugar donde desconectar por completo de la rutina, sumergiéndonos en el silencio y la tranquilidad.

El hotel cuenta con un edificio principal -donde se encuentra el balneario- de tres plantas y once habitaciones, y dos pallozas de dos pisos (que son casas circulares, de piedra y tejado de paja), con 6 habitaciones cada una. Todas las habitaciones son espaciosas, están muy bien decoradas y tienen vistas al río Pambre, al bosque, o al cercano Castillo de Pambre que, al pertenecer a un particular, no puede visitarse.

El hotel, además, no se encuentra demasiado lejos del Camino de Santiago, por lo que en esta época del año es habitual encontrar entre sus huéspedes algún que otro peregrino que desea, por unos instantes, olvidar el cansancio del camino, mientras recibe un revitalizante masaje y acude al jacuzzi y a la sauna.

De nueva construcción, el edificio copia la arquitectura tradicional gallega de la zona. En este establecimiento es posible acudir sólo para alojarse, para disfrutar de su balneario, o para las dos cosas. Las aguas de su balneario proceden del cercano río Pambre y son sulfuradas, llegando a alcanzar una temperatura de 16º C. En el balneario es posible cuidar alguna dolencia del aparato respiratorio y locomotor, o alguna enfermedad de la piel, así como descansar, recibiendo un relajante baño de burbujas, chorros, duchas e incluso masajes -entre otros servicios-. Varios expertos ofrecen a sus clientes medicina natural.

Natural y autóctona es la cocina de su restaurante, que cuenta con materias de primera calidad para una cocina gallega con toques de autor (también hay menú para vegetarianos). En la zona se puede hacer senderismo, montar en bicicleta y practicar piragüismo.
Más información: www.balnearioriopambre.com

Ofertas de Hoteles en Palas De Rei, siempre al mejor precio