El paisaje singular de la Villa de Mazo en La Palma

Disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y de la genuina forma de vivir en el campo isleño es una posibilidad que el viajero puede disfrutar en la bella Villa de Mazo.

El municipio de Mazo ocupa la vertiente oriental de la isla de La Palma, y es el tercer municipio en extensión. Por el norte limita con Breña Baja y por el sur con Fuencaliente. De este paisaje llama la atención la singularidad de su territorio formado por gran cantidad de conos volcánicos, algunos ya cubiertos por la vegetación, pero que son un claro testimonio de su origen volcánico. La localidad de referencia es la Villa de Mazo, cuyo título de Villa le fue concedido por Alfonso XIII en consideración a su desarrollo y riqueza. Esta distinción real fue convertida en nombre propio y topónimo en el año 1958.

La Villa de Mazo cuenta con buenos ejemplos de arquitectura tradicional, la cual se embellece aún más por la festividad del Corpus, cuando engalanan sus calles con alfombras y arcos de flores. Se levantan catorce arcos que corresponden a cada uno de los barrios,, el armazón es de madera y algunos miden más de diez metros de altura; el resultado final son verdaderas obras de arte en las que ha colaborado toda la población. La fiesta es declarada de Interés Turístico Nacional. Un atractivo más de esta villa es el mercadillo de los sábados por la tarde y domingos por la mañana, donde los agricultores venden directamente sus productos.
Más información: www.lapalmaturismo.com

Ofertas de Hoteles en La Palma, siempre al mejor precio